fbpx

m

DISEÑA TU VIAJE

Síguenos
Image Alt

Linapacan

El paraíso más virgen de Palawan

Linapacan, a mitad de camino entre Coron y El Nido, es un increíble archipelago con más de 52 islas paradísiacas y prácticamente desiertas, con aguas claras y cristinalinas y el mejor snorkel de Palawan. A parte de relajarse en su arena blanca, el archipelago tiene también cuevas, fortalezas españoles, acantialdos y jungla. Todo un paraiso a descubrir para los amantes de lo auténtico y local.

Datos prácticos

Duración
De 2 a 3 días
Cómo llegar
Desde Silbatan o Coron en ferry o bangka tradicional
Actividades
Navegar por el archipelago mas desconocido de Filipinas
Imprescindibles
Descubrir los pueblos étnicos que habitan las distintas islas, bañarse en sus aguas turquesas y dormir en una isla desierta.
Curiosidades
Linapacan fue escenario de una batalla encarnizada durante la II guerra mundial cuando se hundieron más de 24 buques japoneses en sus aguas. A día de hoy, un superviviente japonés de la batalla sigue residiendo en la isla y es el principal embajador de la belleza de este lugar

Son muchos los islotes y playas que hay para descubrir en Linapacan y lo ideal es alquilar un bangka desde San Miguel o Kaseledan y recorrer las principales atracciones del archipelago: Isla de Patoyo, Isla de Dimanacal, Isla de Mangligad con increíble snorkel, Turtle Island, Cala Cala Island y la playa de Araw entre muchos otros islotes y arrecifes desconocidos.

Las 2 islas principales del archipiélago están habitadas por pequeñas aldeas de pescadores, de aproximadamente unos 2.000 habitantes cada una, que combinan su día a día con, la llegada de los primeros turistas y bajo la mirada expectante de sus habitantes.

Leyendas de Linapacan

Linapacan es un sitio de leyenda y tradiciones, por su condición de remoto y desconocido, guarda secretos y curiosidades que acompañan al viajero durante su visita.

Cuenta la leyenda que, en el siglo XVI, cuando los colonizadores españoles enviaron misioneros en todas las islas de Filipinas, uno de ellos llego a Linapacan. Justo a su llegada, el evangelizador siguió unas huellas que le llevaron a una pequeña cabaña de nipa, donde se encontró con una bella mujer llamada Pacan. Por su belleza se convirtió en Reina Pacan y unos años más adelante el nombre del archipiélago fue cambiado a Linapacan, su nombre actual.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Powered by