fbpx

m

DISEÑA TU VIAJE

Síguenos
Image Alt

Bohol

Una gran isla para todos los gustos

De toda la colección de espectaculares islas que rodean Cebu, Bohol es de las más grandes y cercanas a su capital. Tan solo un par de horas en ferry las separan, así que el fácil acceso y sus varios puntos de interés turístico la convierten en un destino muy popular de las islas Filipinas. Aunque se suele promocionar con fotos de graciosos tarsiers de ojoso saltones o con el perfil de las colinas de Cholocalte, el auténtico imán de la isla es el submarinismo que se práctica en las inmediaciones de Panglao. A esto se suma una región interior selvática, actividades de aventura y terrazas de arroz. Todo este cóctel atrae a muchos viajeros que pocas veces excluyen esta provincia de Visayas de sus rutas por Filipinas.

Datos prácticos

Duración
3 días
Cómo llegar
Desde Manila abundan los vuelos al aeropuerto de Panglao. En cuanto al ferry hay rutas desde el puerto de Tagbiliran a Cebu, Manila, Leyte, Mindanoa, Siquijor y Negros así como otros puertos como Tubigon o Jagna.
Actividades
Explorar el interior de la isla
Imprescindibles
Recorrer las colinas de Chocolate y descubrir la zona de Anda
Curiosidades

Colinas de Chocolate (Chocolate Hills)

Este curioso accidente geográfico formado por una colección de colinas de aspecto similar a bombones de chocolate atrae a turistas de todo el mundo. Es tanta su fama que incluso aparecen dibujadas en la bandera de la provincia de Bohol, y no es para menos, pues es una formación única y espectacular que abarca más de 50 quilómetros cuadrados del interior de la isla y se calcula que hay al menos 1.260 colinas. Esas montañas chatas de cima redondeada adoptan una tonalidad marrón durante la estación seca que es la causante de que se llamen colinas de Chocolate. No es de extrañar pues, que este curioso paisaje haya dado lugar a varias leyendas protagonizadas por gigantes que sin querer terminan siendo partícipes de la formación de este lugar.

A parte de subir a la cima de una colina y observar la inmensidad de la región, en la zona de la Chocolate Hills hay también aldeas rurales que conviven entre montes con sus plantaciones de arroz y Carabaos, el búfalo de agua filipino. Es por eso que una buena opción es realizar un paseo por el interior de este increíble territorio y descubrir la forma de vida de los locales a parte de quedar perplejo con las vistas al mar de colinas de Chocolate.

Cascadas de Pangas

Por su riqueza natural, en el interior de la isla de Bohol se pueden encontrar distintas cascadas a visitar, como las de Pangas en la población de Bilar y a pocos quilómetros de las Chocolate Hills. Estas cascadas no forman parte de la ruta turística de la mayoría de viajeros pero es aconsejable hacer una parada para tomar un refrescante baño y para observar una zona muy local que ve de lejos el paso del turismo. Desde la carretera principal hay que coger un camino rural entre arrozales que lleva a quienes lo deseen a las cascadas de Pangas, muy frecuentadas por niños de las aldeas vecinas.

Santuario de los tarsiers en Corella

El Tarsier es seguramente el animal más emblemático del país, y es que por su condición de ser el primato más pequeño existente, se ha ganado la visita de muchos viajeros. Pero como toda atracción turística, y más cuando involucra la vida animal, puede tener consecuencias negativas para ellos, es por eso que recomendamos de visitar el Santuario de Corella en lugar de los otros centros de Tarsier que hay en Bohol ya que este es el único protegido por el Philippine Tarsier Foundation, quienes controlan la gestión del centro y la concienciación de sus visitantes.

El Tarsier es un animal nocturno muy sensible a los ruidos y a la luz, es por eso que el animal esta siempre agarrado de una rama durmiendo o escondido en lo más alto de los árboles, para así, alejarse del estrés que le pueden generar los turistas. Además, este pequeño primato puede sufrir de ansiedad y tensión cuando se le molesta, llegando incluso a auto-lesionarse o al suicidio, es por eso que recomendamos visitar el centro con total respecto y siguiendo las normas indicadas para favorecer el descanso y la preservación del tarsier.

A orillas del río Loboc

Loboc es la población con más encanto del centro de la isla de Bohol y esta situada a orillas del río Loboc, en un paraje natural increíble que potencia un turismo eco-friendly con multitud de actividades. Pese a que la más conocida sea sus restaurantes flotantes que salen cada mediodía a navegar por el río y ofrecen una comida estilo buffet, Loboc y sus cercanías tiene mucho más que ofrecer y pueden ser también una buena zona para alojarse para aquellos que buscan alejarse de las playas. El río Loboc ofrece todo tipo de actividades como kayak o paddle board/SUP, que son una alternativa más tranquila e ideal para descubrir las orillas del río.

Además, en Loboc hay también el Loboc Eco Tourism Adventure Park, un parque dónde disfrutar de las tirolinas que cruzan el río y que te daran un prespectiva con más adrenalina ya que se situa a más de 100 metros de altura y con 500 metros de largo, toda una aventura.

La gran desconocida de Bohol

La zona de Anda

Siguiendo la costa este de Bohol se encuentran las playas de Anda, una zona muy alejada de la masificación turística de Panglao que requiere de la atención de los viajeros, ya que en ella aguarda grandes secretos que completan la visita a Bohol. Anda es mucho más que una playa de arena blanca, en esta zona hay increíbles arrozales, cuevas dónde poder bañarse en un estilo de ´cenote´ y realizar trekking de forma autóctona y sin haberse dañado aún por el turismo.

Las playas de Anda son tranquilas y acogedoras y no tienen nada que ver con las que hay en Panglao, su arena blanca y agua turquesa le ha ganado el nombre a los locales, quienes nombran la White Beach como Anda de Boracay, y es que no es para menos. La playa de Quinale destaca por su buena preservación y tranquilidad, y la playa de Talisay tiene un carácter más local pero es también bonita para visitar.

 Las terrazas de arroz de Cadapdapan, se encuentran en el municipio de Candijay, a unos 30 quilómetros de la playa de Anda pero son uno de los escenarios más espectaculares de la zona. Sus bien preservadas terrazas de arroz, su acantilado con vistas al mar y sus alrededores de palmeras forman un paisaje de postal que no deberías perderte si visitas Anda.

La cueva de Cabagnow es otra visita obligada de Anda, esta piscina natural formada por la erosión del subsuelo es una formación muy curiosa y bonita para darse un baño. Es un estilo de ´cenote´que se encuentra rodeado de bosque tropical, por lo que la perspectiva área es genial.

Isla de Lamanok, a pocos metros de Anda hay una pequeña isla formada por manglares que se puede acceder en kayac, paddle surf o caminando cuando la marea esta baja. Es una zona mitológica dónde los locales te explicaran sobre sus ritos funerarios.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Powered by